Vacío optimismo

Panglós sería decapitado muy poco tiempo después de su  desproporcionada y  final  declaración de optimismo a  la manera de   Leibniz, tras ser ahorcado, disecado, molido a palos y enviado a remar en galeras. Todo  el  mundo  creyó,  por  esa  condición  hasta  ese momento  indestructible,  que  siempre  se  salvaría  de cualquier atentado de la vida. Pero alguien lo aguardó entre las sombras de la tarde, a la hora donde sólo la cimitarra brilla como la primera estrella. No por ser optimista, precisamente, le librarían de la cabeza   y   sus   dolores   sino   por   creer,   aceptar   y predicar, casi como un clérigo laico, que lo que existe es  lo  mejor  que  puede  existir  y  que  no  hay  otra posibilidad    ¡Siempre    hay    alguien    que    quiere contradecir los postulados del optimismo! Pero  ¡qué  importaba!  ya  había  perdido  la  cabeza mucho  antes  de  que  esta  hubiese  saltado  de  su cuello,  creyendo  que  tan  sólo  era  una  momentánea caída de la que se recuperaría en un salto. Mas    sus    manos    no    le    obedecerían    para incorporarse  y  escribir  otra  historia,  si  se  le hubiese ocurrido  alguna  vez  escribir.  Ni  siquiera  su  boca  se atrevería a decir alguna otra sentencia.

Ni  siquiera  sus  ojos  se  cerraron,  quedando  como dos puntos suspensivos… extraños, angustiantes… Si Panglós hubiera sido  optimista,   verdaderamente optimista,  habría  corrido  sin  asomo  de  vergüenza  a  la menor señal de peligro. Pues sabría que las señales de la intuición suelen ser el único optimismo posible. Y también que  éstas  a  veces  pueden  salvar  de  lo  casi inevitable  a quien las observe o las escuche. Por fortuna, Panglós no supo nada de ello. Así que, momentáneamente,  esta  cándida  continuación  de  su historia   nos   divierte   morbosamente   en   su   triste optimismo.

Descargue el libro en el enlace:

José Gregorio Bello Porras - Vacío optimismo - portada.jpg

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s